lunes, 13 de febrero de 2012

Un cuento de Navidad de Charles Dickens

    Charles Dickens (Portsmouth, Inglaterra, 7 de febrero de 1812 – Gads Hill Place, Inglaterra, 9 de junio de 1870) en Un cuento de Navidad (1843, conocida también como Canción de Navidad) narra la tranformación que sufre Ebenezer Scrooge tanto a nivel emocional y moral, como ideológico y ético, en las vísperas de la Navidad, después de ser visitado por el espíritu de su socio Jacob Marley y los fantasmas de la Navidad del Presente, Pasado y Futuro. Dickens logra atrapar la atención del lector no sólo por tomarlo en cuenta dentro del relato, sino también por la forma en que utiliza el tiempo y espacio a su conveninecia, para lograr que quien lee su obra se convierta en una persona virtuosa y amena ante la comunidad.

    Dickens logra retratar al Scrooge del inicio de la historia en una sola oración: “¡Viejo pecador  avariento que extorsionaba, tergiversaba, usurpaba, rebañaba,  apresaba! ” Luego de la aparición del fantasma de Marley que anuncia las visitas de los tres espíritus de la Navidad, Scrooge toma una actitud de incredulidad y espera. Por supuesto, todo esto cambia después de las enseñanzas que aprende de cada uno de los fantasmas navideños. El Fantasma de la Navidad del Pasado le presenta a un Ebenezer joven e intelectual, lleno de ilusiones y metas, aunque con el dinero y la avaricia las termine destruyendo. El Espíritu de la Navidad del Presente muestra a Scrooge que aún cuando trata con tanto desprecio a las personas, éstas lo toman en cuenta en sus pensamientos y brindan por él, como es el caso de su sobrino Fred y de Bob Cratchit, su empleado. También le advierte de la Ignorancia y la Necesidad, las cuales pueden llevar al hombre a la perdición. Por último, el Fantasma de la Navidad del Futuro le enseña las diferentes reacciones ante la muerte de un individuo: avaricia, felicidad, indiferencia, pero no tristeza o un verdadero pesar. Al final, se descubre el nombre de esta persona en su tumba: “...leyó en la losa de la abandonada tumba  su propio nombre, EBENEZER SCROOGE. ” Con esto, Scrooge decide de una vez por todas cambiar su estilo de vida para no terminar en tan precarias condiciones, afectando no sólo su futuro, sino también el de las personas que lo rodean, es decir, en la vida de su sobrino Fred, la familia de Bob Cratchit, en especial de Tiny Tim que gracias a él tiene una vida larga y próspera, y de los pobres y necesitados.

    A lo largo del texto, el narrador hace unas cuantas referencias al lector, envolviéndole en la historia, como un agente activo de la misma: “Estaba  tan cerca de él como yo lo estoy de ti, lector, y en espíritu  estoy a tu lado. ” Esto causa una interacción dinámica, ya que no sólo se toma en cuenta las condiciones que se describen en la obra, sino también el ambiente del mismo lector. Además, el autor juega con el manejo del tiempo, ya que en su visita, Jacob Marley le dice a Scrooge: “El primero vendrá  mañana, cuando las campanas den la una.  [...] Espera al segundo a la noche siguiente a la misma hora. El tercero, a la siguiente noche, cuando se extinga la vibración de la última campanada de las doce. ” Pero, en el desenlace, las visitas de los tres fantasmas parecen realizarse en una misma noche, a la víspera de Navidad, por lo que el lector no tiene una verdadera noción del tiempo en que han transcurrido todas las apariciones y “viajes” que realiza cada espíritu junto al viejo Ebenezer. Por último, es evidente que Dickens desea que toda persona que lea su Cuento de Navidad se interese por ser una mejor persona interiormente (cambiando sus actitudes y hábitos negativos) y exteriormente (siendo cortés y caritativo con quienes lo rodean) no sólo en la época navideña sino que en todos los días de su vida.

    En conclusión, Un cuento de Navidad es uno de muchos logros literarios dentro de la larga lista de éxitos de Charles Dickens. Su modo de utilizar el lenguaje en descripciones puntuales, diálogos concisos y claros y tranformaciones del tiempo y espacio, hacen que la lectura sea tan rápida y emocionante que no se pueda parar de leer, sino hasta haber terminado la historia por completo. En el relato existe un choque entre la realidad de una ciudad en una época llena de felicidad y la fantasía que vive un hombre en búsqueda de un cambio en su estilo de vida o su única solución final que es la muerte solitaria y fría. El autor llama a reflexionar sobre las acciones personales y cómo éstas podrán repercutir en el futuro individual y colectivo, para así cambiar lo que se debe cambiar y llegar a una felicidad completa al lado de los seres queridos y amigos.


Fotos obtenidas de:

1 comentario: